Análisis: los demócratas aún enfrentan grandes desafíos por la competencia de la oficina del gobernador.

0
550
Jared Henderson, executive director of Teach for America in Arkansas, is shown in this 2016 file photo. Behind him is actual Arkansas governor Asa Hutchinson. Photo by STATON BREIDENTHAL/ADG

Hablando durante media hora sobre su apuesta para el puerto de gobernador de Arkansas, el aspirante demócrata Jared Henderson enumeró las formas en las que quiere mejorar el sistema educativo, la economía y la atención médica del Estado.

Pero aspirante demócrata de 39 años evitó las críticas directas al gobernador Asa Hutchinson y no mencionó al presidente Donald Trump.

Esto demuestra el desafío que enfrenta el ex director de una organización sin fines de lucro educativo y el Partido Demócrata en lo que es un Estado sólidamente republicano.

Están tratando de derrocar a un gobernador republicano en ejercicio que es popular y tiene más de $ 1.5 millones en el banco.

También están apostando en un Estado donde son más personas las que aprueban a Trump que las que lo desaprueban, a pesar de que el presidente republicano ha sido un albatros (mala suerte) para los candidatos de su partido en otros lugares.

La candidatura de Henderson es una apuesta de que los votantes de Arkansas aún están abiertos a apoyar a un candidato demócrata a pesar de que el Estado se convirtió en un bastión republicano donde el Partido Republicano controla todas las oficinas Estatales y posee la mayoría de las dos cámaras de la Legislatura.

Henderson señala que el predecesor de Hutchinson, el ex gobernador Mike Beebe, era un demócrata que sobrevivió a la toma del poder republicano y solo dejó el cargo debido a los límites del mandato.


Esta noticia fue publicada el 22 de diciembre en la edición impresa del periódico La Opinión que se distribuye en el Estado de Arkansas. Para otras noticias de interés, busque un ejemplar GRATIS en su establecimiento favorito.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here