Nashville busca proteger a inmigrantes, mientras el debate migratorio aumenta.

0
573
Miembros del consejo municipal de Nashville junto a activistas pro inmigrantes en la entrada del edificio de la alcaldía y la corte. Photocredit: Leticia Alvarez.

Nashville podría convertirse en la próxima ciudad santuario mientras el Consejo de la ciudad se prepara para considerar una ordenanza que restrinja las agencias locales de cooperar con los funcionarios federales de inmigración más allá de lo requerido por la ley.

El proyecto de ley, presentado el viernes por los miembros del Consejo Bob Mendes y Colby Sledge, no utiliza el término “ciudad santuario”. Pero si se aprueba, Nashville aplicará políticas similares a las ciudades que han utilizado el término.

La frase se ha utilizado a menudo para describir las ciudades que no cooperan para detener a inmigrantes para ser entregados a funcionarios federales de inmigración a menos que esa petición esté acompañada por una orden firmada por un juez.

“Esta es una conversación muy importante que la ciudad va a tener y es una conversación que todas las ciudades del país están teniendo para encontrar la forma de tratar de esta cuestión y cómo se puede relacionar con la aplicación de las leyes migratorias federales en este nuevo entorno”, dijo Stephanie Teatro, Director ejecutivo de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Tennessee, que ayudó con la elaboración de la legislación.

Teatro dijo que la ordenanza está respaldada por una amplia coalición de personas que quieren ver a los inmigrantes de Nashville quedarse y que las familias no sean separadas. Entre otros que apoyan la medida están aquellos que no quieren desviar recursos locales a programas federales, hacer que la ciudad sea vulnerable a demandas de derechos civiles o permitir que cambios de las políticas federales comprometan los servicios públicos.

De acuerdo con una copia de la ordenanza obtenida por The Tennessean, el proyecto de ley haría lo siguiente, a menos que se requiera de una orden judicial, una ley federal o estatal:

La ciudad de Nashville no podrá usar dinero, recursos o instalaciones locales para ayudar a hacer cumplir las leyes federales de inmigración, o compartir información sobre el estatus de custodia de una persona o las fechas de corte.

A los empleados de la ciudad, incluyendo a la policía, se les prohibirá solicitar información sobre el estatus de inmigración o ciudadanía de una persona.

La Oficina del Sheriff del Condado de Davidson ya no podrá cumplir con una solicitud de detención relacionada con inmigración a menos que esté acompañada de una orden de arresto expedida bajo las Reglas Federales de Procedimiento Penal.

En una ordenanza separada, también presentada por Mendes y Sledge, terminaría el contrato que la ciudad tiene con el gobierno federal para proveer un cierto número de camas en la cárcel local, incluyendo aquellas camas usadas por Inmigración.

En una carta al Sheriff Daron Hall el viernes, Mendes dijo que el contrato no se ha revisado en más de 20 años, y dijo que el consejo “hará todo lo posible para negociar un contrato de reemplazo sujeto a la aprobación del consejo”.

La alcaldesa Megan Barry dijo que la ordenanza propuesta no parece cambiar nada para el gobierno de la ciudad, y ella y el Departamento de Policía de Nashville han dicho repetidamente que no colaboran con funcionarios federales de inmigración.

“Nashville ha sido una ciudad cálida y acogedora durante muchos años, lo que ha sido una parte importante de nuestro éxito económico y vitalidad cultural”, dijo Barry en un comunicado.

“En este punto, no creemos que la legislación cambie nada de lo que estamos haciendo dentro del gobierno de la ciudad, que no incluye al sheriff Daron Hall, quien es un oficial debidamente elegido constitucionalmente, y simplemente reafirma nuestra práctica actual de no involucrarse en actividades de aplicación de la ley federal de inmigración, pero todavía estamos revisando la ordenanza propuesta, la cual me fue presentada esta mañana “.

La policía hace arrestos discrecionales de extranjeros por no tener una licencia de conducir, algo que los inmigrantes que entraron sin permiso al país no son elegibles para recibirla. Una vez que una persona es llevada a la cárcel por un cargo de no licencia de conducir, podrían ser objeto de procedimientos de deportación.

En una declaración, el Sheriff Hall – quien no está de acuerdo con las propuestas – dijo que cree que las ordenanzas no toman en cuenta tanto la seguridad del público como las preocupaciones dentro de la comunidad inmigrante de Nashville.

“Claramente, esto sería un cambio sustancial en las políticas públicas que han estado en vigor por más de 30 años”, dijo. Hay cerca de 33.000 residentes de Nashville que son indocumentados. Los proyectos de ley se someterán a su primer lectura el 6 de junio. Con información original de Ariana Sawyer / The Tennessean.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here