Padres enfrentan reglas más estrictas para recuperar a los niños inmigrantes.

0
81

MIAMI — Armando Tabora quiere desesperadamente sacar a su hija adolescente del centro de detención del gobierno donde estuvo por más de tres meses. Él ha sido bloqueado en todo momento.
El trabajador de paisajismo de Florida dio el atrevido paso de ir a una oficina gubernamental para presentar huellas dactilares y otros documentos necesarios para que los inmigrantes puedan sacar a sus hijos de la custodia del gobierno, y ahora esa información se comparte con los agentes de deportación. Luego le dijeron que la mujer a la que rentaba una habitación también tendría que presentar huellas digitales, algo que ella se negó a hacer. Luego buscó a amigos que están aquí legalmente para ayudarlo, sin ningún resultado.
“No sé qué hacer”, dijo Tabora, un inmigrante hondureño que ha vivido más de una década en las sombras sin ser detectado. “Mi hija está desesperada, llorando. Quiere salir de allí”.
El drama de los padres separados de sus hijos en la frontera dominó los titulares este año, pero miles de familias inmigrantes experimentan una frustración similar: los obstáculos cada vez mayores que deben superar para tomar la custodia de los hijos, hijas y parientes que cruzaron la frontera por si solos.
La administración de Trump ha impuesto reglas más estrictas y la investigación para que los miembros de la familia recuperen a estos niños como parte de un endurecimiento general de la política de inmigración.
Como resultado, los miembros de la familia tienen dificultades para cumplir con el nuevo requisito, mantener a los niños detenidos por más tiempo y ayudar a que la cantidad de niños migrantes bajo custodia del gobierno se eleve a los niveles más altos. Las autoridades federales insisten en que las políticas se refieren a garantizar la seguridad de los niños.
Más de 12,000 niños están ahora en refugios gubernamentales, en comparación con 2,400 en mayo de 2017. La duración promedio que los niños pasan detenidos aumentó de 40 días en el año fiscal 2016 a 59 en el año fiscal 2018, según datos federales.
Los requisitos incluyen la presentación de huellas dactilares por todos los adultos en el hogar donde vivirá un niño migrante. Estos patrocinadores, el término que los Estados Unidos usan para adultos que toman custodia de niños inmigrantes, también están sujetos a más verificaciones de antecedentes, pruebas de ingresos y visitas domiciliarias, dicen los abogados.
Y esta información ahora se compartirá con el departamento de Inmigración y Control de Aduanas, algo que no ocurrió en el pasado. ICE dijo esta semana que la agencia ha arrestado a 41 patrocinadores desde que las agencias comenzaron a compartir información en junio.
Abogados y defensores dicen que el cambio ha tenido un efecto escalofriante porque muchos miembros de la familia viven ilegalmente en el país y se les ha impedido reclamar a sus familiares por temor a ser deportados.

.


Esta noticia fue publicada el 28 de septiembre, 2018 en la edición impresa del periódico La Opinión.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here