Rusia cumple los deberes goleando a Arabia Saudí

0
237

MOSCÚ — Rusia se reencontró con la victoria al inaugurar su Mundial, pero perdió a otro jugador por lesión. Y el presidente Vladimir Putin quedó deleitado con ver a su selección salir victoriosa en la apertura de la Copa del Mundo.

Ese fue el balance de los anfitriones el jueves, al poner en marcha la Copa del Mundo con una inapelable goleada 5-0 ante Arabia Saudí.

Dos goles brillantes de Denis Cheryshev, los cabezazos Yuri Gazinsky y Artem Dzyuba y un tiro libre de Alexandr Golovin alegraron la inauguración para los rusos, que llegaron al Mundial inmersos en una racha de siete partidos sin ganar. Golovin también fue el asistente en los tantos de Gazinsky y Dzyuba.

“Nunca había hecho algo así”, dijo Cheryshev sobre su doblete. “Ya estaba feliz por la convocatoria, pero nunca había soñado en hacer algo como esto”.

Mejor no podía ser el resultado en el arranque del torneo para un cuestionado equipo, el de más bajo ranking de la FIFA entre los 32 participantes. El gran temor en Rusia es quedar eliminado de su fiesta en la primera ronda. Eso solo ha ocurrido una vez en la historia, padecido por Sudáfrica en 2010.

Pero superaron la primera prueba del Grupo A en el estadio Luzhniki de Moscú, complaciendo a Putin. No cantaban victoria en un Mundial desde la edición de 2002.

Encarrillaron el partido rápidamente cuando Gazinsky estrenó su expediente goleador con la selección al anotar el primer tanto del torneo a los 12 minutos.

En el palco preferencia, Putin y el presidente de la FIFA Gianni Infantino sonrieron e hicieron un ademán hacia el gobernante saudita, el príncipe Mohammed bin Salman. Putin a darle la mano al príncipe.

La suerte rusa fue encontrarse con un conjunto saudí que le facilitó los deberes con su bochornosa displicencia defensiva, prácticamente estatuas en la cancha.

Más allá del entusiasmo y empeño voluntarioso, el equipo del técnico argentino Juan Antonio Pizzi dejó mucho que desear.

“No sé si el contexto de ser el partido inaugural y enfrentar al anfitrión influyó o no en el resultado”, dijo Pizzi. “Lo que está claro es que quedamos lejos de lo que nosotros pretendíamos. El rival se tuvo que esforzar muy poco para sacarnos una ventaja incomprensible”.

Los saudíes reflejaron una lamentable inoperancia para hilar pases. ¿Se imaginan lo que podría sucederles cuando se topen con los bombarderos uruguayos Luis Suárez y Edinson Cavani en su próximo partido? Eso será el próximo miércoles en Rostov. Los sauditas no ganan en un Mundial desde 1994.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here