Dreamers y jornaleros con esperanzas para legalización migratoria

0
240
La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi se alista para una votación en la Cámara de Representantes en una propuesta para ayudar a reformar el sistema migratorio, el jueves 18 de marzo de 2021, en el Capitolio en Washington. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

La Cámara baja aprueba proyectos de dreamers y jornaleros.

Por ALAN FRAM

WASHINGTON, Dc. — La Cámara de Representantes votó el jueves en favor de crear un mecanismo para la naturalización de los llamados dreamers, de trabajadores agrícolas migrantes y de inmigrantes que huyeron de la guerra o desastres naturales, dándole a los demócratas una victoria en la primera votación del año de un tema que enfrenta una vez más difíciles perspectivas en el Senado.

En una votación prácticamente partidista de 228-197, los legisladores aprobaron una iniciativa que ofrece estatus legal a cerca de 2 millones de dreamers —jóvenes que fueron traídos de manera ilegal a Estados Unidos durante su infancia— y para cientos de miles de migrantes recibidos por motivos humanitarios procedentes de decenas de países que atraviesan graves problemas.

Posteriormente, votaron 247-174 una segunda medida que crea protecciones similares para 1 millón de obreros agrícolas que han laborado ilegalmente en Estados Unidos. El gobierno calcula que ese grupo representa la mitad de los trabajadores del campo en el país.

En un comunicado dado a conocer después de las votaciones, el presidente Joe Biden dijo que la aprobación era “un primer paso crucial” rumbo a una reforma más amplia que ha propuesto. Dijo que desea trabajar con el Congreso para “construir un sistema de inmigración del siglo XXI que esté basado en la dignidad, la seguridad y la justicia, y que finalmente ponga en práctica las soluciones a largo plazo que necesitamos para crear un sistema de inmigración ordenado y humano”.

Nueve republicanos votaron junto con todos los demócratas a favor de la medida de los dreamers, y 30 de ellos respaldaron el proyecto de ley de trabajadores agrícolas, dándole un matiz más bipartidista.

Aun así, ambas medidas encontraron oposición de los republicanos, que insisten en que cualquier iniciativa migratoria refuerce la seguridad en la frontera con México, donde un gran número de migrantes ha intentado cruzar en las últimas semanas. El Partido Republicano ha acusado a los legisladores demócratas de desatender ese problema y al presidente Joe Biden de avivarlo al relajar las restrictivas políticas de su predecesor Donald Trump, a pesar de que el incremento comenzó durante el gobierno de Trump.

Aunque los dreamers cuentan con un sólido apoyo público y los jornaleros migrantes son uno de los pilares de la industria agrícola, sus posibilidades de aprobación en el Senado son poco alentadoras, ya que los 50 senadores demócratas necesitarán que al menos 10 republicanos rompan filas con su partido.

El panorama es aún menos auspicioso para el objetivo más ambicioso de Biden de promulgar una medida que facilite la naturalización de los 11 millones de inmigrantes que viven sin autorización en Estados Unidos, relaje las restricciones de visado, mejore la tecnología de seguridad en la frontera y envíe miles de millones de dólares a Centroamérica para atacar los problemas de origen que obligan a las personas a emigrar.

El Congreso se ha estancado en materia migratoria durante varios años, y el tema parece enfilarse nuevamente a convertirse en un arma política. Los republicanos podrían usarlo para movilizar a los votantes conservadores en las próximas elecciones, mientras que los demócratas podrían sumarlo a una serie de medidas que han sido aprobadas en la Cámara de Representantes y luego se estancan en el Senado con el fin de obtener apoyo para abolir las prácticas dilatorias en la cámara alta.

Los demócratas aseguran que sus medidas no están dirigidas a la seguridad fronteriza sino a atender el problema de los inmigrantes que merecen ayuda.

“Son una parte muy grande de nuestro país”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, sobre los dreamers, quienes al igual que muchos inmigrantes han trabajado en la primera línea durante la pandemia. “Estas comunidades inmigrantes, fortalecen, enriquecen y enaltecen a nuestro país, y se les debe permitir quedarse”.

Ninguna de las medidas de la Cámara afectaría directamente a quienes intentan ingresar desde México. Los republicanos los criticaron de todos modos por carecer de disposiciones de seguridad fronteriza y utilizaron el debate para criticar a Biden, quien ha gozado de una ola de popularidad desde que asumió el cargo y ganó un paquete masivo de ayuda COVID-19.

“Es una crisis fronteriza de Biden, y está fuera de control”, dijo el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, republicano por California.

Si bien el número de migrantes atrapados tratando de cruzar la frontera desde México ha aumentado desde abril pasado, los 100,441 encontrados el mes pasado fue la cifra más alta desde marzo de 2019. El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ha dicho que el número se acerca a un máximo de 20 años. .

En otra medida del problema, alrededor de 14.000 niños y adolescentes se encuentran bajo la custodia de Aduanas y Protección Fronteriza o refugios del Departamento de Salud y Servicios Humanos mientras los funcionarios encuentran parientes o patrocinadores para llevarlos, dijeron a los periodistas funcionarios de la administración de Biden.

Los demócratas estaban empeorando ese problema, dijeron los republicanos, con proyectos de ley que, según ellos, atraen a más inmigrantes a colarse en Estados Unidos y brindan amnistía a los inmigrantes que violan las leyes para llegar aquí.

“No sabemos quiénes son estas personas. No sabemos cuáles son sus intenciones “, dijo la representante Jody Hice, republicana por Georgia, sobre los trabajadores agrícolas inmigrantes que podrían buscar un estatus legal. Añadió: “Es aterrador, es irresponsable, está poniendo en peligro la vida de los estadounidenses”.

Durante el debate anterior sobre el proyecto de ley “Dreamers”, los demócratas dijeron que los republicanos estaban yendo demasiado lejos.

“A veces me paro en esta cámara, y me siento como si estuviera en la zona desconocida, escuchando a varios de mis colegas republicanos abrazar la ideología supremacista blanca para denigrar a nuestros ‘soñadores'”, dijo la representante Mondaire Jones, demócrata de Nueva York.

El voto del representante de Maine Jared Golden en contra de la medida de los trabajadores agrícolas lo convirtió en el único demócrata en oponerse a cualquiera de los proyectos de ley.

La Cámara aprobó los proyectos de ley “Dreamer” y los trabajadores agrícolas en 2019 por márgenes partidistas similares, y ambos murieron en lo que fue un Senado dirigido por republicanos. Trump, quien como presidente restringió la inmigración legal e ilegal, no habría firmado ninguna de las dos.

Biden suspendió el trabajo en el muro de Trump a lo largo de la frontera con México, puso fin a la separación de los niños pequeños de las familias migrantes y permitió que los menores detenidos permanezcan en Estados Unidos mientras los funcionarios deciden si pueden permanecer legalmente. También ha rechazado a la mayoría de los adultos solteros y las familias.

El proyecto de ley “Dreamers” otorgaría estatus legal condicional durante 10 años a muchos inmigrantes de hasta 18 años que fueron traídos ilegalmente a los Estados Unidos antes de este año. Tendrían que cumplir con la educación y otros requisitos. Los “soñadores” obtienen su nombre de propuestas nunca aprobadas en el Congreso llamadas DREAM Act.

Para obtener la residencia legal permanente o una tarjeta verde, tendrían que obtener un título de educación superior, servir en el ejército o estar empleados durante al menos tres años. Al igual que otros con tarjetas de residencia, podrían solicitar la ciudadanía después de cinco años.

La medida también otorgaría tarjetas verdes a aproximadamente 400,000 inmigrantes con estatus de protección temporal o estatus de salida forzada diferida, lo que permite temporalmente a las personas que huyen de problemas extraordinarios hacia los EE. UU.

El otro proyecto de ley permitiría a los trabajadores agrícolas inmigrantes que han trabajado ilegalmente en el país durante los últimos dos años obtener el estatus de trabajadores agrícolas certificados. Eso les permitiría a ellos, a sus cónyuges e hijos permanecer en los EE. UU. Por períodos renovables de 5 años y medio.

Para obtener tarjetas de residencia, tendrían que pagar una multa de $ 1,000 y trabajar hasta ocho años más, dependiendo de cuánto tiempo hayan tenido trabajos agrícolas.

La legislación limitaría los aumentos salariales, agilizaría el proceso de visa H-2A para los trabajadores agrícolas inmigrantes legales e introduciría un sistema obligatorio para verificar electrónicamente el estado legal de los trabajadores agrícolas.

___

El reportero de la AP Ben Fox contribuyó a este despacho.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here